domingo, 20 de marzo de 2016

Con la guitarra y con la pluma

Hoy nos hemos enterado que hace unos años ya, murió Daniel Ferronedo, guitarrista y fundador de la banda de rock de Santa Fe, “Carneviva”, muy admirada en toda Argentina.



Nunca nos hemos visto pero tuvimos una cordial y alegre relación a través de los blogs, cuando había en ellos una cierta efervescencia. Y hasta Federico González Frías se trató con él a través de ese medio, especialmente con Bet del Mar, esposa de Daniel, y su “Bitácora de Alchemy” donde tenía colocados los libros de Federico, un blog precioso que éste ponderó y en el que incluso comentó algún post.

Daniel entró en escena cuando tratábamos con Bet del Mar sobre los palos borrachos que reciente habíamos visto en Barcelona, él supo exactamente donde se encuentran, me dejó parada. Luego también tuvimos una relación epistolar después de la publicación de un post en “Desde mi ventana” sobre el “Hígado de Piacenza”, que pude ver y fotografiar en una exposición. El me comentó entonces que su banda había hecho una canción sobre esta singular e interesante pieza arqueológica…

Un beso Bet, 
He oído decir, y yo lo creo, que los viejos rockeros, como los viejos blogueros y escritores en general, nunca mueren.



viernes, 18 de marzo de 2016

De la Fuerza de la Unión.

Hoy he soñado que iba caminando por la ciudad de Barcelona con un grupo de buenos amigos, todos ellos compañeros de la escuela hermética de Federico González Frías, cuando de pronto, al doblar una esquina, nos ha sorprendido una tremenda tromba de agua, una gran riada sucia, como de barro, que como un río furioso bajaba por toda la calle, "El Cocito", me ha dicho uno de mis compañeros al que le he contado el sueño. El caso es que ante aquella avalancha descomunal todos nos hemos abrazado fuertemente conformado un bloque sólido, y a pesar de la fuerza con que nos pretendía arrastrar la corriente hemos resistido el envite sin movernos un milímetro. Más tarde, durante la mañana, he encontrado un recorte de periódico donde estaba recogida la siguiente frase:

Ibi semper est victoria, ubi concordia est 

La Victoria está siempre donde está la concordia.



jueves, 10 de marzo de 2016

Simbolismo de la Granada


La Granada
Hades da unos granos de granada a Perséfone para asegurarse el regreso de ésta al hogar del esposo, el rey del mundo subterráneo y Señor de los tesoros y las riquezas ocultos. En este mito la granada aparece asociada tanto al amor como a la muerte. De ahí que la granada sea un fruto tradicionalmente ligado, por un lado a los ritos matrimoniales y por otro a los ritos funerarios de algunos pueblos del Mediterráneo antiguo21.

Hera, quien se convirtió en Juno para los romanos, representa el aspecto de la diosa que inspira a los héroes (recordemos que Heracles debe su nombre a la diosa), pero siendo la esposa legítima de Zeus es también la que defiende el orden que se estructura a partir de la indisolubilidad de la pareja divina. La Tierra no tiene más esposo que el Cielo, esta es la primera idea fundamental que expresa Hera. El resto de relaciones no pueden ser más que incestos contra natura y romances nacidos de pasiones pasajeras. Ellos, Cielo y Tierra, conforman la unidad matrimonial por excelencia y constituyen el marco donde todo se produce, pues más allá de ese marco, en verdad, ¿qué podría decirse? Por eso la diosa Hera siempre se presenta en la mitología como la tremenda y celosa esposa de Zeus, la defensora del lecho conyugal y de las bodas legítimas como célula principal y familiar de organización social. Aunque también es Hera, (bajo el nombre de Elitita, diosa que aparece como hija suya), la protectora de los partos.22

Es en calidad de defensora de la idea de matrimonio entre Cielo y Tierra que vemos a Hera en representaciones artísticas con el fruto del granado en la mano, o con una manzana, regalo de Gea por su matrimonio con Zeus. Frutos ambos asociados a Hera que está en diferentes lugares de Europa relacionada con las fiestas de casamiento, en las cuales la granada y la manzana forman parte de las ofrendas que se hacen a los esposos. En este mismo sentido debe entenderse la tradición que tenían las novias romanas de adornarse el pelo con un tocado hecho de ramas de granado. Justamente así es como se presenta este fruto nupcial en el mito de Perséfone y Hades. Al comer la diosa los granos que le da el dios subterráneo, ella, la diosa, sella el lazo de unión matrimonial y con ello el compromiso de amor de regresar con el esposo periódicamente a fin de realizar la unión con él. Asimismo es conocida la asociación que siempre ha existido entre la mujer, la fertilidad de la tierra y el amor representado por la diosa, la que

"simboliza la recepción, en cuanto es la contraparte femenina del cielo, y genera el dulce y delicioso vino de la vida, la comunión en la sangre del Cosmos, en los efluvios secretos y nutritivos de la savia de la tierra, y nos trasmite el vértigo y el éxtasis de la belleza."23

Está claro que en el simbolismo del mito de las diosas Deméter-Perséfone, la granada es una expresión de fertilidad y de renovación de la naturaleza, pues sus múltiples granos son, como los gérmenes o las células embrionarias, una expresión magnífica que muestra la exuberancia y admirable perfección de la naturaleza. Un símbolo que pone a la semilla, y a aquel que se identifica con el mito que ella ejemplifica, como testigo de una trasmutación verdaderamente mágica, pues su muerte a un estado, el de germen, produce junto a los nutrientes de la tierra, el agua y demás elementos, su multiplicación generosa y más jugosa, lo que hace de la granada digna representante de la ambrosía que los dioses entregan como alimento a los hombres.24

El granado desempeña un papel muy importante también en el simbolismo masónico, recordemos que el templo de Salomón, cuya imagen imitan todas las logias, estaba decorado con ellas, y así las vemos sobre las columnas del pórtico de entrada al templo, las columnas J y B, así como insertas en diferentes cuadros de logia de primer grado, o bordadas en antiguas bandas y mandiles. En este fruto también se ha visto simbolizada a la fraternidad masónica. O. Wirth así se refiere al fruto:

"las granadas representan a la familia masónica en donde todos los miembros están armoniosamente religados por el espíritu de orden y de fraternidad".

Sin embargo a ese simbolismo de fraternidad habría que añadirle el hecho de que la granada aparezca como uno de los símbolos más importantes de domesticación de la naturaleza vegetal por parte de los humanos, pues el granado es un árbol que de no contar con la colaboración del hombre-agricultor, deja de ser un árbol y se convierte en un matorral dejando incluso de dar frutos. Al granado le aparece un ramaje que surge de su propia raíz que es necesario irle eliminando para que éste culmine su ciclo de crecimiento, floración y finalmente fructifique, lo que sin duda tiene que ver con el trabajo de pulimento de la piedra bruta, símbolo del aprendiz masón, a la que es necesario irle despojando continuamente las aristas hasta lograr hacer de ella una piedra cúbica, apta para la construcción del edificio.
 



Todos los árboles son un símbolo del eje y un modelo del cosmos. Sus raíces, tronco y copa lo hacen ser una expresión de esa estructura. Asimismo, y apoyándonos en lo expuesto por René Guénon, señalamos que el granado es uno de esos árboles especialmente asociados a la luz y a las armas vegetales, como serían los cuernos en el simbolismo animal, debido a las espinas de sus ramas, como es la acacia, la rosa, el acanto y otras plantas cuyo simbolismo desempeña un papel importante, espinas que evocan la idea de elevación y símbolos de los rayos luminosos25.

En el mito de las dos diosas, Deméter y Perséfone, se une amor y muerte, lo dulce con lo amargo tal el sabor de la granada. Se trata de un símbolo donde se expresan de modo vegetal los misterios del amor y de la muerte, de los que se dice en los textos del Programa Agartha26:

"Los humanistas y maestros herméticos del Renacimiento, que recogieron las enseñazas de Platón y la mitología órfica y greco-romana, hablaban de los misterios del Amor identificándolos con los misterios de la muerte, que son al fin y al cabo, los misterios de la iniciación, y explicaban que morir es ser amado por un dios, y viceversa, que amar era morir y ser muerto por un dios. En realidad se trata de un sacrificio (de un acto sagrado), pues no hay nacimiento a la realidad del Espíritu, es decir al Conocimiento, sin que esto suponga una muerte o superación de las limitaciones propias de lo humano".

Por eso los griegos contaban que en Chipre, el único árbol que Afrodita había dejado crecer era un granado.
"Nací con la corona" es la divisa de la ciudad de Granada en Andalucía, España, y es que la granada nace, efectivamente, coronada por Naturaleza, y esto no es un artificio del lenguaje sino que verdaderamente es así; la flor no se transforma en el fruto, sino que se conserva para coronarlo. Es por otro lado un caso único en el reino vegetal pues no se trata de un fruto compuesto aunque sí complejo, que tampoco indica su madurez por el tono de la piel que es dura como coraza, sino que señala su plenitud como fruto con un estallido de la corteza dejando los granos a la vista como una herida sangrante, símbolo del sacrificio de los dioses a los hombres. Existe otra leyenda mediterránea que explica que el primer granado brotó de la sangre vertida por Dionisos niño, cuando éste fue atacado por los Titanes. (Del Artículo: "En Pos de Deméter". M.A.D.) Leer completo en Revista Symbolos. Arte Cultura Gnosis.
 

martes, 8 de marzo de 2016

Reina Isis



Isis-Hathor-Afrodita, es decir la Diosa. (Imagen recogida en Egipto por Champollión)

  "…Sepas que soy madre y naturaleza universal, señora de todos los elementos, principio primordial de los tiempos, soberana de todas los cosas espirituales, reina de la muerte, de los océanos, y también reina de los inmortales, la única manifestación de todos los dioses y diosas, mi gesto manda sobre las alturas resplandecientes del cielo, la saludable agua del mar y los secretos lloros del infierno. Aunque soy adorada en muchos aspectos, y conocida por nombres innumerables... los troyanos, que fueron los primeros que nacieron en el mundo, me llaman Pesinuntica, madre de los dioses, los atenienses, naturales y allí nacidos, me llaman Minerva cecrópea, y también los de Chipre, que moran cerca de la mar, me nombran Venus Pafia, los arqueros y sagitarios de Creta, Diana, los sicilianos de tres lenguas me llaman Proserpina, los eleusinos, la diosa Ceres antigua y otros me conocen como Juno, otros Bellona, otros Hecates, otros Ranusia... pero los egipcios que se destacan en el aprendizaje y culto antiguo, me llaman por mi nombre verdadero ... Reina Isis." 
 Apuleyo, iniciado en los Misterios de Isis, en su libro El Asno de Oro.
Pinacoteca Simbólica con imágenes recogidas por Champollion en Egipto.


lunes, 7 de marzo de 2016

Las Artes Liberales

"De entre los numerosos legados de la Edad Media, recibidos a su vez de griegos y romanos, se hallan las denominadas "artes liberales", siete disciplinas que aglutinaron todo el saber de la época, y a las que se dividía de la siguiente manera: Gramática, Dialéctica (a veces sustituida por la Lógica), Retórica, Aritmética, Geometría, Música y Astronomía. Las siete artes liberales representaron la columna vertebral en torno a la cual giraba el conjunto de la vida cultural de la sociedad medioeval. Y cuando decimos cultural no nos estamos refiriendo sólo a la actividad intelectual y especulativa, tal y como se impartía en las universidades y centros escolásticos que existían en las más importantes ciudades de la Europa cristiana, sino también a la propia actividad manual y operativa ejercida en los colegios, talleres y corporaciones artesanales.

En la Edad Media aún no se había producido el divorcio entre la teoría y la práctica, el espíritu y la mano, la ciencia y el arte. Y esta imbricación entre el arte y la ciencia está claramente señalada en el famoso adagio: "La ciencia sin el arte no es nada".

Por ejemplo, en la construcción de una catedral o monasterio se conjugaban sintéticamente la actividad intelectual y la manual: la idea concebida en el espíritu se plasmaba en la piedra gracias al esfuerzo y habilidad de la mano, siendo esto mismo válido para cualquier otro oficio y artesanía. El origen de las artes y ciencias liberales se remonta a las escuelas griegas y romanas, especialmente a las de Atenas y Roma, sin olvidar el importante aporte de la cultura islámica. Se llamaban "liberales" porque como decía el gran rey español Alfonso X el Sabio "quieren totalmente libre de todo otro cuidado y estorbo al que deseaba aprender", es decir, que se necesitaba una plena y total dedicación a su estudio e investigación". F.G.F. y Colaboradores Introducción a la Ciencia Sagrada. Programa Agartha.

sábado, 5 de marzo de 2016

El Triunfo de la Filosofía

Una de las "Artes Liberales" en el Tarot de Mantegna


“El descenso a los infiernos, que se opone a la subida (al cielo) es una pérdida constante, aún en el aspecto humano, de aquél que ambiciona en su interior el triunfo de la Filosofía (Sabiduría) sobre las descendentes energías que nos impulsan hacia el inframundo (Tártaro) y esta pesadez, contraria a la levedad de su opuesto que cada vez circula por aulas más transparentes y satisfactorias con lo más hondo de su ser. Son pues energías contradictorias que se deben reconciliar para fomentar al iniciado en el encuentro con la Sabiduría (Filosofía) asociándola a lo más interno, profundo y oscuro de él mismo –en vez de hacerlo descender a lo subhumano, perverso–, o sea de sus posibilidades divinas que deben comenzar un camino hacia la realización espiritual-intelectual”. F.G.F. Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos. EntradaDescenso.

viernes, 4 de marzo de 2016

Las Musas. Diosas de la Memoria.

"Para todo pueblo existen entidades intermediarias, a veces son los dioses mismos, otras semidioses. Las Musas, habitantes del Olimpo, se cuentan entre los primeros.
Hijas de Zeus y Mnemósyne, su quinta esposa, con la cual se unió bajo la apariencia de un pastor, fueron engendradas en nueve noches distintas, lejos de los demás inmortales, con objeto de que hubiera quien celebrara la victoria de los Olímpicos sobre los Titanes.
Diosas de la Memoria (del cielo) y de la inspiración poética, se les atribuye el poder de dar los nombres convenientes a todos los seres. Guardianas del oráculo de Delfos, dicen "lo que es, lo que será y lo que ha sido".
Aunque han nacido en el monte Pierio, y visitan el Olimpo, donde alegran las fiestas de los inmortales con sus cantos con los que hacen resplandecer el palacio de su padre, gustan de reunirse en la cima del monte Helicón, desde donde se acercan en la noche hasta la morada de los hombres, que pueden oir así, en la quietud, la melodía de sus voces. Ellas comunican también a los olímpicos los males y sufrimientos de éstos, el canto de cuya creación es una alegría para Zeus". Seguir en: Introducción a la Ciencia Sagrada. Programa Agartha. Federico González Frías y Colaboradores.

Ver Video


miércoles, 2 de marzo de 2016

Lucrecia Borgia y el Espíritu de su Época


Fue Federico González Frías quien durante la representación televisiva de la opera de Donizetti, Lucrecia Borgia, me sugirió que investigara en dicho personaje histórico siendo yo la primera en quedar sorprendida por tal sugerencia y más tarde admirada por todo cuanto nos aportó el haber seguido a esta fémina y lo que descubrimos del entorno por el que nos condujo su periplo vital. Para ello hemos contado con el libro de Fernando Gregorovius, escritor del siglo XIX, titulado: "Lucrecia Borgia según documentos y correspondencia de su propio tiempo".

A partir de ahí seguí muchos caminos y leí diferentes obras de personajes relevantes que estuvieron con ella relacionados. Es el caso de Pietro Bembo, hijo de Bernardo Bembo, ambos miembros destacados en la Cadena Áurea del pensamiento filosófico y hermético, comprobando que éste último la consideró su Dama, con toda la connotación simbólica que en las Cortes de Amor italianas poseía tal título que consideraban superior al de Reina, pues mientras éste se hereda, el de Dama se obtiene por mérito propio. 

También le seguí el rastro a la relación de Lucrecia con su cuñada Isabel d'Este, descubriendo entre sus cartas la seriedad con la que hablaban estas dos donnas de palazzo, sobre sus estrategias militares en tiempos de tribulaciones y guerras. 

Todo ello me fue dando el perfil de esta mujer y una perspectiva para integrarme en su ambiente,o sea, en el ambiente del Renacimiento, y por supuesto observar de dónde partía la mala y adversa literatura que sobre ella se ha venido construyendo, destacándose en ello a Victor Hugo y al propio Donizetti que fueron los que acabaron desvirtuando a la verdadera Lucrecia d'Este Borgia, Duquesa de Ferrara, nombre con el que ella misma firmaba.

Todo ello lo resumí en varios artículos y una película, un video-documental, que Federico llegó a ver, y que os invito a que veáis también. 




Lucrecia Borgia La Hija del Papa (Capítulo I) 
Pietro Bembo Enamorado de Lucrecia Borgia (Capítulo II)
"Los Asolanos"y el lenguaje Secreto de los Fieles de Amor (Capítulo III)
"Los Asolanos" La utopía de Amor de Pietro Bembo (Capítulo IV)
Los tres aspectos del Amor en los Asolanos. (Capítulo V)



martes, 1 de marzo de 2016

Regreso a Andros

Isla de Andros, hermita en el mar y faro.

Mientras en la lluviosa madrugada del 10 de Enero de 2010, de pie, sobre la cubierta de popa del Penélope, me alejaba de Atenas, pensaba que esa estampa brumosa del puerto de el Pireo, en realidad era muchísimo más clara que la que pude ver la primera vez que vine hasta aquí, para embarcar rumbo a Andros; a pesar de que entonces lo hice bajo la luminosa aurora del mes de Agosto.
Los que me han seguido en el relato desde aquel momento comprenderán que después de lo vivido y conocido, en el transcurso de esta aventura intelectual, no vea las cosas de igual modo y que ahora tenga una apreciación distinta sobre este marco geográfico que conforman las islas Cícladas, entre las que navego. 

Esto no se debe exclusivamente al hecho de estar más familiarizada con esta belleza natural, presentida desde siempre, sino a que en este tiempo he desarrollado posibilidades ignotas que portaba en mi interior, y en especial he hecho un viaje por la memoria, siendo estos espacios geográficos y los personajes que en ellos hicieron su periplo vital, los resortes que la han despertado. 

En realidad, y sin pretenderlo, iba buscando una estela conformada por una cadena de pensamiento al que me siento totalmente adherida, siguiendo así una intuición señalada desde siempre por mi propio ángel y por la sutil melodía que un día escuché por primera vez en las palabras de Federico González Frías acerca de nuestra Tradición Hermética y de su «largo pasado». Era un discurso donde la belleza y una coherencia irrebatible me abrieron la puerta a la lógica analógica del símbolo a través del cual se tenía acceso a espacios desconocidos, nuevas perspectivas y niveles de la propia realidad. En verdad fue entonces cuando en verdad comenzó esta aventura intelectual por los espacios del alma. "Viaje Mágico-Hermético a Andros, una aventura intelectual"  Mª Ángeles Díaz. Editorial Symbolos.