martes, 21 de abril de 2015

Itinerario de Hernán Cortés

Desde el día uno de diciembre de 2014 y hasta el tres de mayo de 2015, el Centro de exposiciones Arte Canal (Plaza Castilla de Madrid), expone una serie de piezas extraordinarias traídas en su gran mayoría del Museo Nacional de Antropología de México. El tema que las ha reunido es el itinerario que recorrió Hernán Cortés cuando llegó al vasto país de los aztecas, y todo aquello que vio y aconteció, durante su incursión en aquellas tierras.

Según se dice en el excelente Catálogo, se trata de "la primera exposición de carácter inédito e internacional sobre la figura de Hernán Cortes" y en ella se recogen, a través de pinturas, esculturas, objetos personales (como el penacho de plumas de quetzal de Moctezuma, etc.) los hechos históricos más relevantes que tuvieron lugar durante esa trascendente época, siendo el propio Cortés, obviamente, uno de sus protagonistas. Toda una serie de escenas que nos dan a conocer el fuerte impacto que ambas culturas recibieron y las formas en que se relacionaron estos dos mundos.

Se trata pues de un relato visual que muestra formidables esculturas representando muchas de ellas a los principales dioses aztecas las cuales, además, manifiestan la excelencia del arte y la cultura náhuatl, junto al rico y variado repertorio de representaciones de su fauna y flora sagrada, los códices realizados por los propios indígenas tanto antes como después de la llegada de Cortés al territorio mesoamericano, o los realizados por los misioneros, y en donde ese pueblo amerindio expresa su Cosmogonía. Todavía tenemos en la retina esas enormes esculturas de Quetzalcóatl representado como "serpiente emplumada", o a Chalchiuhtlicue, la preciosa diosa de la "falda de jade".

Mapas y grabados de México-Tenochtitlán, la capital del Imperio, el mapa de Juan de la Cosa, donde se recoge por primera vez el continente americano o pinturas donde se plasman distintos episodios del enfrentamiento bélico que tuvo lugar, pero también vemos representadas parejas mestizas, como la formada por el propio Cortés y la bella princesa conocida como la Malinche.

Asimismo distintas representaciones del emperador Moctezuma (como ese grabado donde se le ve contemplando el meteorito que anuncia la llegada de los extranjeros), otras de personajes vestidos de la época y todo ello reflejando perfectamente el choque cultural de dos humanidades cuyo destino era al fin fusionarse en un solo pueblo, dando lugar a la realidad del México posterior a la conquista.

Siendo el relato de un itinerario, se hace hincapié igualmente en la geografía mexicana tan variada y tan poderosa, con la presencia de sus valles, sus llanuras, sus montañas como esos impresionantes volcanes Popocatepetl e Iztaccíhuatl, por cuyas faldas pasaría el conquistador español antes de entrar en el Valle de México en dirección a la capital.


A continuación, algunas de las imágenes expuestas:


“…á la hora de la media noche vio salir el cometa con aquella cabellera tan linda y tan resplandeciente, que se quedó como atónito, acordándose de lo que Nezaualpilli le había dicho, quedó tan atemorizado que pensó en aquella hora ser muerto.”


Códice Durán (capítulo LXIII, imagen y texto).

Guerrero con cabeza de Águila

Encuentro entre el Cortés y Moctezuma siendo traducidos por la Malinche. Fragmento de un mural. Roberto Cueva del Río


Quetzalcóatl representado como "serpiente emplumada"


Penacho Imperial de Moctezuma

Tortuga, entidad con la que representaban a los guerreros muertos. Cultura Mexica.

 Mapa de Juan de la Cosa, hacia 1500, primero donde se incluye el nuevo continente.(Museo Naval de Madrid)
Hernán Cortés y Moctezuma, entrevistándose sentados en sillas de caderas, siendo traducidos por la Malinche. Lienzo Tlaxcala. Alfredo Chavero 1892. Biblioteca Nacional de Antropología de Mexico DF

Batalla de Xochipilla, Lienzo Tlaxcala. Alfredo Chavero 1892. Biblioteca Nacional de Antropología de México DF


Frente a la Rueda calendarica del códice Tobar y junto a una imagen de la diosa Chalchiuhtlicue, "la de la falda de jade". De ella nos contaba Federico González Frías, cuando hace unos años nos encontramos con su figura de diosa, en Barcelona, en otra exposición (Ver aquí), que era la diosa de las aguas terrestres, de los ríos y los lagos. Una de las esposas de Xalotl, el dios de la lluvia, y que las piedras verdes de jade que cuelgan de su vestido representan los ríos de la tierra, que de ella nacen.