lunes, 16 de junio de 2008

CRONICA DESDE ZARAGOZA (ESPAÑA)

He querido publicar esta crónica de Ismael que me llegó en forma de misiva, tal cual, porque su contenido me parece interesante, fresco y muy actual. Al editarla he incluido no sólo las fotos del autor sino otras de amigos que me llegaron el mismo día. Gracias a todos por esta expontánea colaboración.



Nuevo puente al oeste de Zaragoza como se aprecia en la puesta del Sol.

Querida Núria:
Lo primerísimo gracias por tus apreciaciones al texto que te mandé. Realmente me han renovado los ánimos. Quiero, por otro lado, reiterarte mi felicitación por los premios merecidos y claro porque cada vez hay más voces que se unen al anillo de Symbolos, pues me parece una estructura que permite (o tal vez debería decir auspicia) a todos aquellos que se integren en ella realizar sus proyectos culturales que son siempre los de difundir el pensamiento tradicional, por eso me parece un nuevo logro lo de la página del teatro.
Como te conté, este fin de semana he visitado la feria del libro de Zaragoza. Ahí estuve viendo la caseta de la editorial “Libros del Innombrable”, como me recomendaste, y echando un vistazo a las novedades, entre ellas la Antología de Federico González y el libro sobre la Masonería de Francisco Ariza, aunque te diré que la gente estaba más vuelta hacia la “Expo”, que ayer mismo sábado se abría al público. Te mando unas fotos de todo ello para que te hagas una idea aunque son ya del atardecer en Zaragoza o “Caesaraugusta” , esto es la colonia romana de César Augusto, el ilustre fundador de ciudades en Galia e Hispania, aunque fue en la cuenca del Ebro, precisamente, donde su intervención fue más intensa.
Pensaba yo, mientras caminaba entre la multitud alborotada por la fiesta, la importancia que esta tierra, en tiempos de las colonias romanas, dio a la fiesta y a la celebración como una forma de medir el tiempo, de hacerlo sagrado y significante. Leo en un librito que me he comprado, las propias palabras de César Augusto, ese personaje que donó a nuestra cultura una huella en el calendario dándole al mes de Agosto su propio nombre (Augusto).

“Cuando retorné a Roma de Hispania y Galia, resueltos ya venturosamente mis asuntos, durante el consulado de Tiberio Nerón y Publio Quintelio (año 13 a.C.), el Senado acordó que en el Campo de Marte se consagrara en honor de mi retorno el altar de la Paz Augusta, y mandó que, en cada aniversario, hicieran en él un sacrificio los magistrados, los sacerdotes y las Vírgenes Vestales”.

Qué tiempos aquellos en los que se daba esa gran importancia a los aconteceres cósmicos. Increíble que el propio Augusto hiciera publicar de forma oficial su horóscopo. Leo también que Suetonio, biógrafo de los doce primeros Césares de Roma, reseñó la fecha con toda exactitud:

“Augusto nació en el consulado de Cicerón y Cayo Antonio (63 a.C.), el día noveno antes de las calendas de octubre (23 septiembre), poco antes de la salida del Sol”.

En fin que de Augusto no sólo nos queda el mes de Agosto, sino que la fecha de su nacimiento fue en muchas ciudades romanas tomada como símbolo del inicio de una nueva era.
Y en cuanto al teatro no sé si sabrán estos viandantes que también sus antepasados acudían en masa a ciertos espectáculos teatrales, pues las dimensiones del conjunto (106 m de diámetro desde el anillo exterior) hace pensar en unos 6000 espectadores.
Ruinas y maqueta del teatro romano de Zaragoza.







“Los cesaragustanos tuvieron oportunidad de acudir, desde los últimos años de Tiberio, a representaciones de la tragedia y comedia latinas, de mimos, pantomimas o atelanas cercanas a la comedia de costumbres, al drama mitológico o la farsa”.

Que el teatro ocupaba un lugar destacado para los antiguos zaragozanos, lo dice el propio teatro en ruinas y aún en fase de excavación, ¡cuatro manzanas!
Su construcción es a base de anillos y muros radiales entre ellos para componer la infraestructura de la cavea, o sea el graderío que era de mármol. Estamos ante un teatro de máxima relevancia en Hispania comparable al de Emérita Augusta (Mérida) y Tárraco (Tarragona), capitales estas dos últimas de la Lusitania y la Tarraconensis, respectivamente.
Un acceso axial e independiente desde el exterior hace pensar a los investigadores que en él recinto no sólo se realizaban espectáculos teatrales sino también de gladiadores.

Estampa grabada en la retina de todo aquél que ha visitado alguna vez la ciudad de Zaragoza, en ella el caudaloso río Ebro hace de espejo para reflejar el puente de arcadas romanas y el edificio del Pilar dónde se cobija la "Pilarica", la amada virgen no sólo de los zaragozanos y aragoneses, sino de toda la Hispanidad.
Por último, y no por ello menos importante, quiero decirte que el post de la meditación lo he tenido metido en la cabeza a todas horas, realmente como un mantra… pensando que Serenidad, Valor, Sabiduría son grados de una misma escala.

Núria, lo siento, finalmente se me hizo demasiado largo el comentario así que te lo mando por mail junto con unas fotos, dispón de ello como te parezca.
Un fuerte abrazo. Ismael




















La Torre del Agua, moderno edificio de 76 metros de altura cuya arquitectura reproduce una gota de agua.


10 comentarios:

Oscar Mendizábal dijo...

Hola Nuria, hay algo que me llama la atención dentro de la crónica de Ismael. En el préambulo te felicita por los premios recibidos!. Sin duda, un merecido reconocimiento a tu trabajo y un reflejo de tu calidad como persona. Felicidades de mi parte también.

Saludos desde Guatemala.

Núria dijo...

Gracias, amigo Oscar:
Te reitero todo lo conversado...

Saludos también para ti desde la Ciudad Condal, es decir Barcelona.

Bet del Mar dijo...

Nuria, gracias por compartir esta crónica con todos tus lectores. Para los que vivimos lejos de allí, una "ventana" más para descubrir otros rincones de España. Interesante lo de la feria del libro, esos eventos suelen ser muy productivos, no sólo por las novedades editoriales sino por las amistades que se encuentran, con intereses afines.
Un abrazo amiga!!
BeT

Bet del Mar dijo...

Bellisimas las fotos!! sobre todo las del atardecer y las del puente romano.

Núria dijo...

Gracias BeT, y feliz día de San Juan o Sant Joan, en catalán. Creo que en Argentina no se celebra pero en Barcelona, como tal vez sepas por tu pareja que vivió aquí, es una fiesta de luz pues se celebra el solsticio de verano. Se hacen grandes hogueras y, sobre todo, se tiran petardos en todos los barrios de modo ensordecedor. En realidad se trata de un rito que tiene como intención aumentar el ardor del sol precisamente cuando éste inicia su bajada del Cenit. Me hubiera gustado hacer un post explicando detalles de esta fiesta en Cataluña (y por extensión en toda Europa) y rendir homenaje a Joan Amades, el gran recopilador del folklore catalán, pero no he podido por falta de tiempo. También me hubiera gustado colocar en Internet Noche de Brujas, la pieza teatral que tiene que ver con el solsticio y que justamente representamos la Colegiata el año pasado aquí, pero mi falta de pericia en esos menesteres lo ha impedido.
Un abrazo, BeT, y seguimos en contacto.

elarka dijo...

Querida Nuria, me alegrado mucho ver esta crónica desde Zaragoza con la foto del nuevo puente en el momento en que se pone el sol, ha traido al recuerdo que dice la tradición que la columna estará presente en Zaragoza hasta el fin de los días. La columna, que aún en estos momentos crepusculares, simboliza la presencia perenne de la tradición para todos aquellos que quieran ver y escuchar, estableciendo un puente entre ambas orillas, cuya nueva construcción bien puede simbolizar esa posibilidad siempre presente y actuante. Me gustaría agradecer a Ismael el haber escrito esta crónica en la que nombra a Cesar Augusto, ¿qué significará que Augusto le diera su nombre a la ciudad?. Y principalmente agradecerte tú trabajo, en permanente vigilia. Feliz fiesta de San Juan.

Bet del Mar dijo...

Gracias nuria!! Aquí comenzó el invierno, pero el solsticio es importante en todas partes del planeta. Hice un post en la Bitácora en donde hay alguna reseña sobre la Fiesta de San Juan. También nombro varios mitos y leyendas de otras partes del Mundo, como por ejemplo, el festejo de Año Nuevo para las culturas del altiplano, aquí en el hemisferio sur.
Lamentablemente mucho se ha perdido de las verdaderas raíces y del verdadero sentido que tiene Sol y su ciclo. El hombre se fue alejando del contacto directo con la naturaleza y mucho de lo que para las antiguas civilizaciones, tenían un significado verdaderamente sagrado, hoy en día se ha vuelto superfluo, explotable turísticamente o en muchos casos, totalmente desapercibido.
Igualmente no todo está perdido, aún queda en el hombre una luz y como sabemos, todo es una continua renovación.
Ojalá pronto puedas subir esa obra a la red ;-) y dispongas de tiempo para enriquecernos con más datos.
Te mando un gran abrazo y mucha LUZ, amiga.
Saludos... de invierno... desde la otra cara de la Tierra:
BeT

Núria dijo...

Gracias Bea por tu precioso comentario. Cuando recibí el escrito de Ismael pensé en ti y en tus estudios de historia, pero especialmente en todo lo que has descubierto sobre el río Ebro. Es un placer contar contigo en este espacio, y por cierto que no quiero dejar de recomendar la revista que editas en la red, El Arka, fresca, alegre, interesante, juvenil..., cómo tu eres.
Aquí dejo la dirección para que el resto de amigos que visitan este espacio pueda comprobar que lo que digo es cierto: http://www.elarka.es/

Un beso y feliz fiesta de San Juan también para ti.

Núria dijo...

BeT, gracias también a ti por concurrir a la tertulia. Volveré a echarle un vistazo a ese post tuyo del que hablas pues siempre es necesario tomar el punto de vista que nuestros antepasados tenían sobre las cosas para refrescar nuestra propia memoria. Estoy de acuerdo en que el mundo cada vez es más ignorante de su entorno y de sí mismo. Al fin y al cabo la misma cosa. “Respiro o me respiran”.

Un fuerte abrazo amiga BeT, y feliz día de la Luz en ese otro lado del planeta Tierra.

Anónimo dijo...

Desde el estado libre y soberano de Coahuila de Zaragoza, México, saludos cordiales a Zaragoza de España y les deseo suerte en la “Exposición” . Me pareció lindo el río Ebro.
En el cuartel inferior del escudo de Coahuila de Zaragoza también aparece, entre tierras arboladas, el río Monclava. Los cuarteles superiores de nuestro escudo uno, a la izquierda, reproduce las armas de los fundadores procedentes de la Nueva Vizcaya, mientras que los símbolos del de la derecha corresponden a Extremadura, recordando que este nombre lo llevó la Provincia de la Colonia.
De nuevo saludos a esta ventana de Nuria que ha hecho unión de estas tierras.
Leandro Aguirre