lunes, 19 de enero de 2015

Laberinto de Horta.


Eros en el centro del laberinto, aparece provisto del carcaj, lo que junto a su postura indica que está disparando sus flechas.

El sábado 17 de Enero, tuvimos la oportunidad de realizar un viaje extraordinario por la Historia y la Geografía mítica. Concretamente visitamos el "Laberinto de Horta" guiados por Mireia Valls, que explicó de forma muy didáctica, amena y profunda la idea del laberinto y de todo cuanto nos fuimos encontrando en el recorrido referido al viaje iniciático. Pronto nos hallamos fuera del tiempo lineal, pues habíamos penetrado en la Barcelona secreta y misteriosa, en este caso a través de la palaciega finca de la familia Desvalls.

Esta finca se encuentra en una zona ya perteneciente a la sierra de Collserola, y desde ella se tiene una panorámica magnífica de la ciudad y del mar, y más aún en un día tan soleado y brillante como el que disfrutamos. El jardín sigue una tradición arraigada en el Renacimiento, la cual perduró hasta los siglos XVIII y XIX, precisamente cuando fueron construidos tanto los edificios como los jardines, dejando de ser estos últimos simples remansos de paz, para pasar a expresar ideas relacionadas con el proceso de Conocimiento. Y esto por medio de estatuarias simbólicas, representaciones de escenas mitológicas, grutas, cenáculos, puentes, pasadizos, fuentes, vegetación exuberante, pequeñas construcciones, balaustradas, templetes y todo aquello que pueda reflejar el viaje interior que el alma emprende hacia la unión con el Amado, con el Sí Mismo.

Conocidos como "jardines de ensueño", la idea de éstos escenarios consiste en que sean capaces de crear una atmósfera que evoque el Jardín del Edén como un estado posible de vivenciar. Mas sólo aquel cuyo amor al Conocimiento supere todo los obstáculos que le impongan las circunstancias de la vida, podrá al fin lograrlo.

Estos son algunos de los lugares más representativos del recorrido:


Escultura de Ariadna la princesa cretense que ayudó a Teseo a salir del laberinto de Creta, y de cuya bella alma se enamoró el propio Dionisos.



Dánae, madre de Perseo, engendrado con Zeus quien descendió sobre ella en forma de lluvia de oro.


Columna con el pelícano, coronada con un perro alado.


 Escena del mito de Deucalión.


Rapto de Europa.


Una de las bellas perspectivas que ofrece el jardín.




Herma del rey Midas.


La simetría y profundidad del jardín tras la balaustrada, coronado en lo mas alto con la pareja Eros y Psiqué.


La casa de las Musas. Todo recuerda la arquitectura de Andrea Palladio.


Una de las palmeras del recinto de la casa palaciega de los Desvalls.


Gruta de la ninfa Eco.


En la parte más alta del jardín esta bella representación de Egeria, Ninfa del séquito de Venus, asociada a las aguas y las fuentes.



Vista panorámica del Laberinto.