sábado, 6 de febrero de 2016

Venus y Hermes en la Coronación de una Reina



La pintura actual lleva por título Alabanza por la Feliz coronación de una reina, es de Nicolas Vallari y está realizado hacia el 1650, año de la coronación de la reina humanista Cristina de Suecia.  

Se trata de un pergamino de unos cuatro metros de largo que recoge la extraordinaria procesión teatral que se llevó a cabo para celebrar tal evento. Una escena histórica y también simbólica por cuanto el tema que trata forma parte del hermetismo Renacentista, bajo cuya perspectiva esta narración cobra su sentido.

Dicha cabalgata se compuso de varios grupos a pie o a caballo, dos grandes carrozas, y una representación del Monte Parnaso y las Musas con instrumentos musicales.

La primera carroza la ocupa la joven Cristina portando en la mano su propio corazón inflamado, y ante ella Amor disparando sus flechas, mientras a su espalda se ve a Venus, aunque con atributos de otras diosas, en especial de Diana, cuya lanza, o flecha, se insinúa bajo el manto.

En la segunda  carroza, tirada por unicornios alados, se distingue la figura de Hermes con el caduceo, junto a otras diosas. Un largo y fino obelisco también muestra ese mismo corazón ardiente en su pináculo. Ver Video:



(1) Respecto a los disfraces de Venus realizados por los artistas plásticos del Renacimiento en tríadas de diosas, ver lo que dice Edgar Wind en sus “Misterios Paganos del Renacimiento”.