lunes, 25 de junio de 2012

El Viaje del Conocimiento. Diálogos con Federico González

.
Federico González, Junio de 2012, durante los días en que se ponía en escena su obra "Noche de Brujas", en su terraza. Barcelona. Al fondo el Tibidabo. 
Foto Núria 


Publico con gran satisfacción un fragmento de los Diálogos mantenidos entre Federico González y Mª Angeles Díaz en Barcelona, los cuales forman parte de las últimas actualizaciones de la Revista Symbolos y que desde aquí invitamos a leer completos.


P¿Qué te llevó a centrar la realidad del símbolo y a describir la Cosmogonía tomando como modelo la rueda?

 R–Bueno, sin duda porque advertí que entre los numerosos símbolos que aparecen en una y otra tradición o civilización, este símbolo siempre merece una atención especial, y no sólo porque éste se da en todas las culturas de las que tenemos noticia, sino también por sus innumerables posibilidades y la diversidad de campos que abarca y, no menos importante, la acción concentradora que ejerce en el estudio y el ordenamiento indispensable en cualquier investigación seria.
Después de un silencio añade:

 –También me interesaron, y me siguen interesando, las relaciones, coincidencias y analogías realmente indefinidas que la rueda puede establecer con los numerosos símbolos que aparecen en una u otra civilización o cultura.
PSueles decir que la rueda es un símbolo que no sólo explica el universo, sino que lo sintetiza y en ese sentido lo contiene. ¿Lo más pequeño es lo más poderoso?

R–Sin duda. En todo caso lo que puedo decir es que ésa es una máxima hermética que he mantenido a lo largo de toda mi vida.

P¿A qué te refieres?
R–A que siempre aposté por lo más pequeño, pero no por una cuestión "tipo humildad", ¡o vayas a saber qué onda...!, sino por la misma razón que lleva a que el árbol en todo su despliegue esté ya contenido en su semilla, o que en el huevo esté el origen del ser.
PEs decir, lo pequeño como sinónimo de lo más sutil e invisible, pero conteniéndolo todo en potencia.
R–¡Exacto!

PEsto nos lleva a la idea de un centro generador, de un "motor inmóvil".
R–Así es, y esa idea de centro es lo que da todo el sentido a la rueda, al universo, o a la manifestación, si así se prefiere. Es gracias al centro que podemos concebir aquello que nos hará salir de esa manifestación, o sea del movimiento reiterativo de la periferia de la rueda. Me estoy refiriendo, claro está, a lo inmanifestado, que es nuestro verdadero origen.
P–Es aquello del Tao-te-King, donde dice que "treinta rayos convergen en el centro de la rueda, pero es el vacío que hay en él lo que hace útil a la rueda".
PCiertamente –le digo yo–, resulta todo un misterio que sea el punto inmóvil de la rueda el que provoque en ella su movimiento.
R–Así es. Tenés toda la razón.
P¿Crees que el universo tiene un plan?
R–¡Claro que tiene un plan! ¡El propio cosmos es el plan!
P¿Y una estructura?
R–Sí, en el sentido de que es un modelo y tiene leyes bien precisas, que se manifiestan geométrica y numéricamente. En realidad esta estructura es la expresión de una Inteligencia universal, que permaneciendo secreta e invisible es el prototipo de todo lo que puede ser llamado orden o inteligencia. Esas mismas leyes nos hablan de un equilibrio y armonía universal, que conforman un lenguaje articulado relacionado con otra visión del espacio y el tiempo.
 –Pero dado que estamos hablando de la rueda conviene no olvidar que ésta, como cualquier otro símbolo, es siempre el vehículo que nos lleva a trascender el cosmos, una región que pertenece al ámbito de la metafísica, y de la que poco o nada puede decirse.  Leer completa en
Symbolos.com



martes, 12 de junio de 2012

Sobre "Noche de Brujas"

Algunas de las protagonistas estudian el cuadrado mágico de Saturno, "verdadera síntesis del Cosmos"
Con las siguientes palabras de bienvenida, pronunciadas por Antoni Guri, recibió La Colegiata a su público antes de la representación de "Noche de Brujas" de Federico González Frías, que mereció nuevamente el encendido aplauso de los asistentes, quienes  elogiaron tanto la belleza del texto como la magnífica puesta en escena así como el sólido trabajo de esta "tropa de actores" de La Colegiata. Comparto pues mi alegría con todos los que os acercáis asiduamente a conocer las noticias que se publican en este Calidoscopio Cultural, que se hace eco de noticias tan relevantes, pues se trata nada menos que de autores contempóraneos que, como Federico González, actualizan con su gesta literaria la doctrina de una Filosofía Perenne. Núria

 
Estamos muy contentos de compartir con vosotros hoy esta doble celebración. Por un lado se cumplen cinco años del nacimiento de La Colegiata, cuando Federico González, nuestro fundador y director nos propuso abrir una nueva vía de investigación y estudio en el marco de la Simbólica: el Teatro, el Símbolo en acción, el Rito. Con lo que no veníamos a añadirle nada al hecho teatral mismo sino más bien al contrario, a despojarlo de los añadidos y buscar su esencia, hacer memoria de su origen. Como todos sabemos los orígenes del teatro son míticos y en occidente tienen que ver con los Misterios Dionisíacos. Dioniso es pues nuestro patrón, el Dios del vino y de la embriaguez extática, el Dios dos veces nacido que emerge triunfante periódica y definitivamente después de descender y visitar lo más profundo de los infiernos, para renacer nuevo, transmutado. Y este descenso y ascenso en verdad simultáneos es lo que el teatro ejemplifica, ritualiza.
.
Cuando Federico nos hizo esta propuesta la mayoría de nosotros no teníamos ninguna experiencia en el terreno teatral pero fuimos arrebatados por la idea y nos pusimos desde el primer momento a trabajar con entusiasmo. Ahora con la perspectiva que nos dan estos cinco años advertimos que ha sido un periodo muy fecundo, y no sólo en lo exterior –hemos estrenado nada menos que seis obras distintas- sino principalmente en lo interior, en el secreto del corazón de todos aquellos que hemos tenido la suerte de laborar en ello.
 .
Hoy también celebramos la inauguración de este nuevo espacio: El Teatro de Cámara La Colegiata. Nombre que como en la "música de cámara" a diferencia de la música sinfónica, se refiere a un formato reducido, un carácter más intimista y donde prevalece la proximidad del espectador. Esto pone de manifiesto la unidad que conforman actor y espectador, su complementariedad. Y complementariedad es intercambio: todo actor en la medida que observa su interpretación, se distancía de ella y contempla su transformación es de por sí un espectador, del mismo modo que cualquier espectador en la medida que interioriza aquello que ve y lo hace suyo, lo actualiza y deviene por tanto actor.
.
Precisamente en la obra que vamos a ver el papel del espectador es fundamental. Seguramente no es el papel que escogeríamos, no se trata de un papel agradecido ya que viene a representar todo aquello con lo que el ser humano a lo largo de la historia se ha ido identificando, pero que en realidad no constituye su verdadero ser, sino que tiene que ver con los aspectos más externos, groseros e invertidos, con la ignorancia y el error. Pero es precisamente reconociendo esta energía en todos nosotros -espectadores y actores- que podemos llegar a percibir lo que no es eso y sí constituye nuestra identidad, algo indefinible, inefable y que bien podemos llamar Misterio. Un misterio que cada vez cobra más presencia y que en última instancia es lo que nos ha convocado hoy aquí y ahora.
.
Y ya les dejamos con “Noche de Brujas, Acto Sacramental en dos actos”, obra escrita y dirigida por Federico González Frías. Y en la que hoy de nuevo tenemos la suerte de contar en el papel del diablo con Carlos Alcolea, un verdadero actor miembro de La Colegiata desde su fundación, del que cada día aprendemos algo nuevo y quien cada día nos contagia con su entrega y su energía.
.
Nada más, esperamos que les guste, porque todo lo que hemos dicho no está reñido con que pasen un buen rato". Antoni Guri. Publicado en el Blog de la Colegiata

Parte del círculo que forman las brujas, en torno al eje invisible, consultando sus oráculos

A continuación unas palabras del autor, Federico González Frías:

Junio de 2012
Quiero agradecer por este medio a todos aquellos que han contribuido a que este nuevo local pudiera crearse y que han llevado a cabo felizmente una actuación más de un texto mío.
Ellos son los miembros de esta tropa teatral llamada La Colegiata, a quienes dedico mi agradecimiento fraterno.
F. G. F.